IRIDIOLOGÍA

Es el arte de determinar el estado de salud a través del aspecto de los ojos, concretamente del Iris. La primera topografía del Iris que se conoce se atribuye a Ignatz Von Peczely y fue publicada en 1886.

El Iris es la ventana hacia el resto del cuerpo y a través de él podemos identificar y localizar enfermedades y dolencias. También nos muestra nuestros patrones genéticos, e incluso, nuestra tendencia psicológica. El Iris es, por tanto, una importante fuente de información revelada a través de sus signos, formas y colores.

La Iridiología es una ciencia por medio de la cual el especialista precisa, por las marcas y señales en el Iris del ojo, las condiciones que reflejan los órganos corporales. En otras palabras, es la ciencia que determina etapas agudas, subagudas, crónicas y destructivas en los órganos enfermos, mediante el examen de las áreas correspondientes que existen en el Iris, en el cual se pueden observar las debilidades inherentes y los hábitos de vida de un  paciente. Cuando hay un estado de alteración en cualquier órgano del cuerpo, esto inmediatamente se manifiesta en el Iris, viéndose en el  área del Iris una  alteración que corresponde a la zona del cuerpo donde se localiza dicho órgano.

Los análisis del Iris pueden  determinar el  estado de cualquier órgano del cuerpo por las marcas que se encuentran en las correspondientes fibras del Iris. Se puede diagnosticar el grado de inflamación, ya sea éste agudo, crónico o de avanzada destrucción por las tonalidades del ojo, las cuáles varían desde un blanco brillante, pasando por el gris claro u oscuro, hasta el  negro.

Ninguna otra ciencia puede indicar con tanta exactitud el progreso de una enfermedad, desde la fase aguda hasta la crónica. Quién conozca la naturaleza de las reacciones de los tejidos, con sólo ver el Iris, podrá saber lo que está ocurriendo en los distintos órganos del cuerpo. Por ese motivo, un  examen general debería incluir la revisión de los ojos.