VENDAJE NEUROMUSCULAR

 

El Vendaje Neuromuscular nació en Asia (Japón y Corea) en los años 70 de la mano del Doctor Kenzo Kase, quiropráctico japonés, que lo desarrolla aplicando novedosos conceptos “kinesiológicos”, intentando sentar unas bases de tratamiento global para su utilización. Lo que prima en su método es conseguir una mayor movilidad indolora del aparato locomotor, evitando restringirlo precisamente, a través de la utilización del vendaje.

Existe además la posibilidad de influir por medio del vendaje, desde su superficie, en la creación de estímulos, no sólo a elementos externos, sino también y sobre todo a los internos, para estimular todos los procesos de autocuración, sin restricciones, las 24 horas del día.

Se trata de una cinta elástica de 100% algodón y que utiliza cyanoacrilato de uso médico como adhesivo. La venda se encuentra adherida a un papel protector, que es aproximadamente de un 10% inicial, al que se puede aplicar hasta un 160% adicional de preestiramiento. Actúa como una segunda piel pues su grosor, peso y elasticidad son muy similares a la humana. La superficie de apoyo lleva unas ondulaciones en “S” similares a la huella digital, que junto a la elasticidad longitudinal de la venda nos permitirán jugar, combinar, dirigir, estirar, acortar, drenar, según nuestras pretensiones. Se puede mojar sin necesidad de retirarla, permitiendo llevarla puesta un mínimo de 4 días en la mayoría de los casos. Una vez colocado el vendaje sobre la piel, se activa con un frotado suave pero insistente, permitiendo gracias a las cualidades de este vendaje, que no pierda tantas propiedades.

En función de las técnicas que utilicemos, al término del vendaje aparecen unas arrugas o pliegues muy característicos, conocidos como “convoluciones” que pueden dar la sensación de mala colocación de la venda para el profano, pero que en realidad, confirman una buena ejecución del vendaje. Debido a esos pliegues conseguimos levantar la piel y aumentar el flujo sanguíneo y linfático de la zona, enviando además el máximo de información posible sobre la misma.

Si tuviéramos que definir este método con un número, sería 185; 1 (venda), 8 (técnicas) y 5 (efectos).

1- Venda

8.- Técnicas (muscular, fascial, linfática, mecánica, articular, segmental, espacio, ligamento y tendón)

5.- Efectos (sobre el tono muscular, la analgesia, el drenaje linfático y microcirculación, el soporte articular y neuroreflejo)

El aprovechamiento de estas propiedades nos ayudarán en el tratamiento de lesiones musculares, articulares (tendinosas, capsulares y ligamentosas), neurológicas, procesos inflamatorios, linf… e incluso alteraciones internas y viscerales que pueden ser influídas desde el exterior.